Este sitio web está pensado como un lugar donde podamos compartir y disentir ideas, con la convicción de que a través de distintos canales de comunicación, lograremos fortalecer la democracia y las instituciones.

Besos

27/04/2015. Rincón Literario > Poesía

Gabriela Mistral, seudónimo de Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, poetisa chilena que obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1945, fue una mujer de versos apasionados y comprometidos que conmovió al mundo con su obra.

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero...? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos... vibró un beso,
y qué viste después...? Sangre en mis labios.

Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.


 

Más de Rincón literario

Este año la Plaza, se vistió de soledad

16/09/2020. Este año la plaza se vistió de soledad, refleja la soledad existencial en que se encuentra la humanidad. Respetando a los que creen y a los que no creen, pero apuestan todos los días en la dignidad de la condición humana, Abel Cornejo dedica estos versos a la Profesora Inés Beatriz Zadro, quien le sugirió generosamente ese título.

Ecos de Baguala

04/09/2020. Desde una mirada existencialista, tomando el canto ancestral de la tierra, que es la baguala, Abel Cornejo, desde el estremecimiento del paisaje al paso de la vida misma se adentra en el corazón de las quebradas y los cerros de Salta en esta poesía, como una metáfora del tiempo...

Baguala de junio

28/05/2020. "Junio suele ser un mes evocativo, para la soledad del gaucho y su cosmovisión tan particular de su existencia y la naturaleza..