Este sitio web está pensado como un lugar donde podamos compartir y disentir ideas, con la convicción de que a través de distintos canales de comunicación, lograremos fortalecer la democracia y las instituciones.

El hornero

12/04/2012. Rincón Literario > Poesía

Destacando las bondades del hornero, Adrián Maggi lo describe sin dejar pasar por alto ninguna de sus cualidades.

Unos lo llaman Casero, Alonsito o Albañil,
Juan del Barro allá en Brasil, en mi pago... en mi pago es el Hornero.
Con paso vivo y ligero, de rápidos movimientos,
suele caminar atento bichando sin alzar vuelo,
la vista fija en el suelo en busca de su alimento.

De color pardo terroso los ojos, patas y plumas,
pechera blanca se suma pa' dar un pájaro hermoso.
Ni su canto melodioso, ni un plumaje colorido,
ni un vuelo muy sostenido le da el renombre que tiene,
porque su fama mantiene por cómo construye el nido.

La cabeza redondeada, el pico largo y delgau,
ligeramente curvau y un no sé qué en la mirada.
La cola larga y cuadrada, media rojiza además,
y dos patas que quizás le sirven pa' andar galante,
con tres dedos pa' adelante y uno más corto pa' atrás.

Arma el nido en cualquier lau, árbol, corniza o tranquera,
un molina, una cumbrera o el poste de un alambrau.
Después que el barro ha encontrau con hoja o crines lo amasa
y con el pico se pasa meta acarrear con esmero
y en pocos días el Hornero ya tiene lista su casa.

Siempre Hornerito has construído a cada cría un rancho nuevo,
y como flores los huevos que en primavera han venido.
Con tu pareja que ha sido fiel de por vida con vos,
animalito de Dios, digno ejemplo de ternura,
ya que al llegar la postura dicen que incuban los dos.

Tordos, víboras, jilgueros, comadrejas y gorriones,
son los posibles ladrones de la casa del Hornero.
Que habrá de jugarse el cuero con el pico y su cantar
pa' que no puedan dentrar a la alcoba ni a la sala,
donde la hornera se instala pa' los pichones sacar.

Se turnarán, sí señor, para traerles comida,
y al volver uno en seguida canta y le avisa a su amor.
En dúo con gran valor cuando salga de la sala,
como aplaudiendo las alas, cara al cielo y pico junto,
cantarán de contrapunto sacando pecho con gala.

En el campo me han contau que el nido al rayo lo ataja,
que el domingo no trabaja ni tampoco los feriau.
Pero del indio olvidau si entramos a estudiar su ciencia,
encontramos una creencia aunque rara muy hermosa,
pa' que aprendan a hacer chozas, se lo envió la providencia.

Si canta en un temporal es porque está por parar,
y el que lo llegue a atacar, seguro que le va mal.
Dicen que es medicinal solo nido abandonau,
un trozo de horno mojau pa' la afección en la piel,
se pasa un trocito de él y al tiempo estará sanau.

Es el ave nacional, es símbolo de trabajo,
y es dicha lo que nos trajo ese pequeño animal.
Es augurio sin igual ver su nido donde quiera,
o su estampa tan campera, sencillo aunque bien plantau,
arquitecto consumau y un albañil de primera.

A dónde se habrá marchau con ese humilde aleteo,
que ya casi no lo veo sobre su nido, sobre su nido parau.
Es un pájaro sagrau y mansito por demás,
si vuelvo el tiempo pa' atrás cuando la gomera usaba,
cualquier bicho cascoteaba pero un Hornero jamás.

Hornerito qué te han hecho, decime por dónde andás,
cabeza echada pa' atrás, bien firme sacando pecho.
Hoy que estás en el repecho yo te quisiera encontrar,
pa' ansí poderte invitar ande vivo lo más pancho,
pa' que compartas mi rancho que quién te va a molestar.

Más de Rincón literario

Este año la Plaza, se vistió de soledad

16/09/2020. Este año la plaza se vistió de soledad, refleja la soledad existencial en que se encuentra la humanidad. Respetando a los que creen y a los que no creen, pero apuestan todos los días en la dignidad de la condición humana, Abel Cornejo dedica estos versos a la Profesora Inés Beatriz Zadro, quien le sugirió generosamente ese título.

Ecos de Baguala

04/09/2020. Desde una mirada existencialista, tomando el canto ancestral de la tierra, que es la baguala, Abel Cornejo, desde el estremecimiento del paisaje al paso de la vida misma se adentra en el corazón de las quebradas y los cerros de Salta en esta poesía, como una metáfora del tiempo...

Baguala de junio

28/05/2020. "Junio suele ser un mes evocativo, para la soledad del gaucho y su cosmovisión tan particular de su existencia y la naturaleza..